jurisprudencia

Cuando cumpla su condena, el hombre no podrá comunicarse con la víctima ni aproximarse a menos de 500 metros a su domicilio, lugar de estudio o de trabajo durante quince años.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares ha dictado una sentencia en la que condena a un hombre a 18 años y medio de cárcel por dos delitos de abusos sexuales sobre menores de 13 años, con prevalimiento y agravados por ser el padrastro de las víctimas, ejecutados con introducción y en grado de continuidad delictiva.

Les considera autores y cooperadores necesarios de dos delitos sobre la joven, que se negó repetidamente a mantener relaciones y finalmente quedó paralizada sin oponer resistencia.
 
La Audiencia de Valencia condena a cuatro años de prisión a un maltratador que causó la muerte de su expareja tras hacerla caer por el hueco de una escalera
Agredió a la víctima y le dijo que la “sacaría con los pies por delante”. La sentencia absuelve al acusado por falta de pruebas de violación y otros delitos de malos tratos.
 
La Audiencia de Valencia condena a cuatro años de prisión a un maltratador que causó la muerte de su expareja tras hacerla caer por el hueco de una escalera
La Audiencia de Valencia confirma la sentencia que le declara culpable de un delito de descubrimiento y revelación de secretos. El penado deberá indemnizar a la víctima con 500 euros por daños morales.
 
Confirma, de esta forma, la sentencia de la sección segunda de la Audiencia Provincial de A Coruña, que absolvió a la abuela y a la madre de la menor, a las que la Fiscalía acusaba de consentir las agresiones sexuales.
 
La pareja estaba pasando la cuarentena en el mismo domicilio y una vez decretada la orden de protección el detenido se ha marchado a su casa.
 
El hombre ha sido condenado a veinte años y tres meses de cárcel. En enero de 2018 secuestró a una mujer, la agredió sexualmente, la golpeó y la sometió, con violencia e intimidación, a un trato degradante con continuas humillaciones y vejaciones.
 
Tribunal Supremo
Los hechos ocurrieron después de una fiesta en el domicilio del condenado en la que se celebró el cumpleaños de la víctima.
El tribunal considera probado que el imputado pretendía acabar con la vida de la víctima al atacarla “por sorpresa y por detrás” cuando estaba “desprevenida” en el baño.

Páginas