Un proyecto de

25N: Las cifras de la violencia machista

24/11/2017
Imagen

En lo que va de año son 44 mujeres, 44 más el año pasado, 60 el anterior… así hasta 916 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas desde 2003, año en el que empezó a hacerse el recuento oficial de víctimas mortales por violencia de género.

En estos catorce años, Andalucía, con 180 casos, es la comunidad que contabiliza un mayor número de víctimas mortales. Le siguen Cataluña (142), Comunidad Valenciana (119), Comunidad de Madrid (96), Canarias (58), Galicia (53), Castilla y León (46), Castilla – La Mancha (41), Baleares y País Vasco (33), Murcia (27), Aragón y Asturias (23), Extremadura (12), Navarra (10), Cantabria (7), La Rioja (6), Melilla (5) y Ceuta (2). Hasta sumar 916 mujeres asesinadas aún sin cerrar el año 2017.

 

 

Mujeres asesinadas en lo que va de año

44 víctimas mortales son las que contabiliza la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género desde el 1 de enero hasta el 10 de noviembre de este año. Hay, además, tres casos en investigación. Se trata solo de los casos de violencia de género con resultado de muerte en los que existía o había existido una relación de pareja entre la víctima y su agresor, tal como establece la ley contra la violencia de género; es decir, que no se contabilizan todos los feminicidios y asesinatos machistas:

«La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia» (art. 1 de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género).

 

De hecho, el observatorio Feminicidio.net, que realiza su propio recuento, eleva el número de víctimas este año a 90, a 105 en el año 2016.

Seún los datos de la Administración, en nueve de los casos registrados este año (20,5%) había interpuesta denuncia contra el agresor y siete de las víctimas (15,9%) habían solicitado medidas de protección, aunque solo cinco de ellas las tenían concedidas y en vigor (11,4%).

Del total de víctimas mortales, veintinueve eran españolas (65,9%) y quince (34,1%) extranjeras. Más de la mitad (catorce, un 56,8%) tenían entre 31 y 50 años. En veintisiete casos (61,4%), el hombre que las asesinó era su pareja actual. Han quedado veintitrés menores huérfanos/as, hijos e hijas de las mujeres asesinadas.

 

El mayor número de asesinatos se ha cometido en la Comunidad de Madrid, que contabiliza ocho casos (18,2%); por detrás se sitúan Andalucía con siete (15,9%), Cataluña con seis (13,6%), Castilla – La Mancha y Comunidad Valenciana con cinco (11,4%, respectivamente), Canarias con cuatro (9,1%), Murcia con tres (6,8%), Extremadura y País Vasco con dos (4,5% en cada caso), y Navarra y Galicia con uno (2,3% en cada comunidad).

Los agresores

En cuanto a los agresores, coinciden en número con las víctimas, de los cuales treinta (68,2%) son españoles y catorce de otros países (31,8%). La franja de edad que concentra al mayor número de ellos coincide también con la de las mujeres asesinadas: veintisiete (61,4%) tienen entre 31 y 50 años. Once de ellos (25,0%) se suicidaron tras cometer el crimen y ocho (18,2%) lo intentaron aunque no llegaron a consumarlo.

Menores víctimas mortales

Este es el año en el que un mayor número de menores han sido asesinados por sus padres o las parejas de sus madres en crímenes que han sido calificados como violencia de género, en los que los niños y niñas son víctimas instrumentales para dañar a sus madres. Son ocho en total las víctimas, mientras que en 2016 se registró una víctima mortal, cuatro en 2015 y en 2014, y seis en 2013, primer año del que publica datos la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género.

 

En seis de los casos (85,7%) el agresor convivía con la víctima y en siete de ellos (87,5%) era su padre. Son siete agresores en total, de los que tres son originarios de España (42,9%) y cuatro de otros países (57,1%). Tres de ellos se suicidaron y uno en grado de tentativa.

En cuanto al ámbito geográfico, se contabilizan dos víctimas en la Comunidad de Madrid y otras dos en Castilla – La Mancha, y una en Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia, respectivamente.

Facebook icon
Twitter icon