Un proyecto de

6 de febrero: Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina

06/02/2019
Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina

La mutilación genital femenina es una forma de violencia contra las mujeres y las niñas que se sigue practicando en muchas regiones del planeta. Más de 200 millones de niñas y mujeres han sido sometidas a esta práctica que se realiza bajo pretextos religiosos y culturales en 30 países de África, Oriente Medio y Asia.

La mutilación genital femenina consiste en la extirpación total o parcial de los órganos genitales femeninos, particularmente el clítoris, con la finalidad de eliminar el placer sexual en las mujeres. Es una forma brutal de violencia destinada al sometimiento de las mujeres que se practica a edades tempranas (antes de los 15 años) y que además se realiza en condiciones que ponen en riesgo la salud de las niñas. Produce dolor intenso, hemorragias graves, problemas menstruales, infecciones, complicaciones en el parto y daños psicológicos que perduran toda la vida.

Según Naciones Unidas «comprende todos los procedimientos consistentes en alterar o dañar los órganos genitales femeninos por razones que nada tienen que ver con decisiones médicas» y refleja una arraigada desigualdad entre mujeres y hombres. Es una práctica que «viola sus derechos a la salud, la seguridad y la integridad física, el derecho a no ser sometidas a torturas y tratos crueles, inhumanos o degradantes y el derecho a la vida en los casos en que el procedimiento acaba produciendo la muerte».

Naciones Unidas calcula que unos 68 millones de niñas serán sometidas a la mutilación genital femenina de aquí a 2030 si no se frena esta práctica nociva. En la actualidad, los fondos de población y de infancia de Naciones Unidas (UNFPA y UNICEF) desarrollan un programa conjunto en 17 países de África destinado a «acelerar el abandono de esta práctica». El día 6 de febrero se conmemora el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina para hacer un llamamiento internacional sobre este problema, para que se intensifiquen los esfuerzos y se ponga fin a esta grave violación de los derechos humanos de mujeres y niñas.

Más de 2,3 millones de niñas y mujeres se han beneficiado de la protección contra la mutilación genital femenina y han recibido servicios de atención especializada.
25 millones de personas de más de 18 000 comunidades en 15 países con una elevada prevalencia de la mutilación genital femenina realizaron declaraciones públicas para abandonar esta práctica perjudicial.
17 gobiernos recibieron apoyo para crear mecanismos nacionales de respuesta a la mutilación genital femenina y 12 países recibieron apoyo para crear partidas presupuestarias nacionales para financiar sus propios programas relacionados con la mutilación genital femenina.
El programa contribuyó directamente a la promulgación de leyes que prohíben la mutilación genital femenina en Gambia, Guinea-Bisáu, Kenia, Nigeria y Uganda; también permitió el desarrollo de capacidades y la aplicación de la legislación, lo que ha dado como resultado 700 detenciones hasta la fecha.

 

Se desconoce la prevalencia de esta práctica en el continente europeo; los estudios que se han realizado no son sistemáticos ni arrojan datos globales. Se sospecha que «con los desplazamientos de la población, la mutilación genital femenina se está convirtiendo en una práctica de dimensiones mundiales, en particular entre las mujeres y niñas migrantes y refugiadas».

En España, es un delito castigado con entre 6 y 12 años de cárcel, además de la pérdida de la custodia de la niña, aunque se haya practicado fuera de nuestro país.

 

 

Facebook icon
Twitter icon