España incumple las recomendaciones de la ONU sobre violencia machista

15/07/2017
concentración contra la violencia de género

La Plataforma CEDAW Sombra España señala en su último informe que España incumple las recomendaciones realizadas por el Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW en inglés) en julio de 2015.

La Plataforma CEDAW Sombra España, así como las plataformas sombra creadas en las distintas comunidades autónomas, realizan un seguimiento sobre el avance en la aplicación de las medidas para dar cumplimiento a las recomendaciones dictadas por el Comité CEDAW.

El informe presentado analiza las recomendaciones realizadas sobre los siguientes puntos:

21.a) Revisar su legislación sobre la violencia contra la mujer en vigor a fin de que incluya otras formas de violencia de género, por ejemplo, la violencia ejercida por cuidadores, la violencia policial y la violencia en espacios públicos, lugares de trabajo y escuelas.

21.b) Disponer cursos obligatorios para los jueces, los fiscales, los agentes de policía y otros agentes del orden sobre la Convención y su Protocolo Facultativo y sobre la estricta aplicación de las disposiciones penales relativas a la violencia contra la mujer, y sobre procedimientos que tengan en cuenta el género para entrevistar y tratar a las mujeres que son víctimas de violencia.

21.f) Recopilar datos estadísticos sobre la violencia doméstica y sexual desglosados por sexo, edad, nacionalidad y relación entre la víctima y el autor.

37.c) Proporcionar tratamiento adecuado a las mujeres y niñas solicitantes de asilo con necesidades específicas y adoptar una perspectiva de género a la hora de elaborar programas de asistencia.

Modificación de la ley de violencia de género

España aún no ha modificado la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, para garantizar la protección de los derechos de las mujeres víctimas de violencia de género fuera del ámbito de la pareja o la expareja, a pesar de que así lo establece el Convenio de Estambul ratificado por España en 2014.

Formación en violencia de género

El informe destaca las carencias en la formación en materia de violencia de género dirigida a profesionales que desarrollan su trabajo en estructuras especializadas en violencia de género. La formación solo es obligatoria con carácter inicial y para profesionales de juzgados, fiscalías de violencia y cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, quedando al margen multitud de profesionales que también intervienen en estos procedimientos, como forenses, jueces y juezas sustitutos/as, profesionales de la abogacía del turno de oficio o los equipos psicosociales que trabajan en los juzgados de familia. En el caso del personal sanitario, la formación se realiza de forma desigual en las distintas comunidades autónomas. Además, no está establecido un procedimiento de actualización de la formación.

«La falta de formación en género y prevención de la violencia de género tiene como consecuencia la prevalencia de una mirada sexista y discriminatoria tanto en los peritajes como en los procesos judiciales y las sentencias. Esto implica, entre otras cuestiones, un aumento del número de sentencias con condena por agresiones mutuas o la realización de dictámenes “a ojo” por parte de peritos sin formación alguna, que determinan que la mujer “no es una víctima de violencia de género”».

Recogida y análisis de datos

Los datos recogidos por fuentes oficiales se centran en la violencia ejercida por la pareja o la expareja, en los casos con víctimas mortales y en las denuncias, con lo que se invisibiliza una gran parte de la magnitud del problema.

Algunas comunidades autónomas sí recogen información sobre otras manifestaciones de la violencia de género y otros feminicidios, lo que lleva a resultados dispares dependiendo de la fuente que se consulte.

La Plataforma CEDAW Sombra demanda «una estructura de recogida y tratamiento de datos, con una metodología compartida que, además de permitir las comparaciones y las visiones globales, también permita conocer la historia de las víctimas, y no produzca exclusivamente agregados de información en los que se cuentan víctimas y su itinerario judicial para períodos determinados».

Inclusión de la perspectiva de género en el tratamiento a mujeres y niñas refugiadas

España (y la Unión Europea) incumple sus compromisos de acogida y no reconoce las necesidades específicas de las mujeres y las niñas solicitantes de asilo. No se ofrecen las garantías adecuadas en los procedimientos y recursos de la Oficina de Asilo y Refugio a las víctimas de violencia de género: «denegación de solicitudes a víctimas de trata, mutilación genital femenina y matrimonios forzoso, así como a personas LGTBI».

 

Facebook icon
Twitter icon