Solo sí es sí: aprobado el anteproyecto de ley de libertad sexual

04/03/2020
Concentración en Sevilla

El Consejo de Ministros y Ministras ha dado luz verde al anteproyecto de Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual impulsada por el Ministerio de Igualdad. Esta ley, que recoge muchas de las demandas del movimiento feminista, significará la protección integral del derecho a la libertad sexual de todas las personas, así como la erradicación de todas las violencias sexuales, reconociendo que afectan a las mujeres de manera desproporcionada.

Su ámbito de aplicación comprende, sin perjuicio de lo previsto en el Código Penal, las violencias sexuales entendidas como cualquier acto de naturaleza sexual no consentido, o que condicione el libre desarrollo de la vida sexual en cualquier ámbito público o privado. En la nueva ley, solo sí es sí. Es decir, sin el consentimiento de la víctima hay agresión sexual, no abuso. Si además hay penetración, es violación. Sin violencia.

De esta manera, se castigará con la pena de prisión de 1 a 4 años cualquier comportamiento sexual que atente contra la libertad sexual de otra persona sin su consentimiento y sin que haya penetración. Si la hay, las condenas por violaciones irán desde los 4 a los 10 años, aunque se podrán elevar a 12 si concurre una circunstancia agravante. Si se dan dos circunstancias agravantes, tales como el uso de armas, un trato degradante o vejatorio o una agresión grupal, se impondrá la pena máxima por violación de 15 años (la misma prevista en la actualidad).

También incluye como delito leve el denominado "acoso callejero", que castigará a quienes "se dirijan a otra persona con expresiones, comportamientos o proposiciones sexuales o sexistas" cuando "creen en la víctima una situación objetivamente humillante, hostil o intimidatoria, sin llegar a constituir otros delitos de mayor gravedad". En este caso, se impondrán penas de multa, de localización permanente o de trabajos en beneficio de la comunidad.

Además, la ley equipara las víctimas de violencia sexual a las de género en este punto. Actualmente, el Gobierno está trabajando en cambiar los requisitos por los que una víctima puede acceder a determinados derechos y ayudas de forma que no hará falta haber denunciado, sino que servirá con un informe de Servicios Sociales, sanitarios o centros especializados. La misma previsión contempla la ley de libertad sexual para las víctimas de delitos sexuales: acudir al sistema judicial no será requisito indispensable para ser acreditada oficialmente como víctima. 

Facebook icon
Twitter icon