abuso sexual

Jurisprudencia

El acusado, propietario de un gimnasio en Arucas, tendrá que abonar 40.000 euros al menor que ha sido declarado víctima de los ataques sexuales.
 
El acusado realizó tocamientos y mantuvo relaciones sexuales con la mujer sin su consentimiento.
 

Pere López - Trabajo propio en CC BY-SA 3.0

Desestima el recurso de apelación del penado contra el fallo de la Audiencia de Valencia que le impuso nueve años y nueve meses de cárcel.
 

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a cuatro años de cárcel a un hombre acusado de abusar sexualmente de forma continuada y durante los años 2018 y 2019 de la hija menor de edad de su cuñada en la vivienda donde convivían en la capital hispalense.

El sospechoso ya fue arrestado en febrero tras ser denunciado por una mujer que relató los tocamientos de contenido sexual que sufrió en una sesión de masaje con fines terapéuticos.
El acusado agredió sexualmente a la hija de su pareja en una localidad de Tierra Estella. También ratifica la pena de 3 años a otro procesado por un delito de abuso sexual, ya que mantuvo una relación con la misma menor, sobrina de su compañera sentimental
 
La Audiencia de Valencia condena a 12 años de prisión a un hombre que abusó sexualmente de su hijastra, menor de edad, a la que dejó embarazada
La víctima tenía 22 años cuando sucedieron los hechos. La Sala le impone además una indemnización de 12.000 euros.
 
Para el alto tribunal gallego, existe “prueba de cargo” suficiente para considerar culpable al sospechoso, al tiempo que hace referencia a la “evidencia reveladora de la grabación videográfica de los hechos, netamente incriminatoria”.
 
Concentración en Sevilla
El juez impone cuatro años y seis meses de prisión a uno de los encausados y dos años y diez meses a los otros tres procesados por delitos de abusos sexuales y contra la intimidad. En concepto de responsabilidad civil, los cuatro condenados tendrán que indemnizar conjunta y solidariamente a la víctima con un total de 13.150 euros.
 
La sentencia relata que convencía a la mujer para que accediera a sus deseos sexuales a cambio de darle de merendar o recargarle el móvil.
 

Páginas

Suscribirse a abuso sexual